Omorovicza

Inspirado en las líneas, los colores y el legado del famoso baño Rácz Furdo, este impresionante proyecto en el corazón de la avenida Andrássy es el epítome de la relajación y la sofisticación.

Acertadamente bautizada como el Instituto por su innovadora oferta de productos y servicios, esta tienda constituye un santuario desde el que la marca de lujo para el cuidado de la piel, Omorovicza, sigue ofreciendo lo mejor de la Cultura Curativa de Budapest.

Nos nombraron arquitectos ejecutivos de este proyecto en 2019 y parte de nuestra investigación consistió en visitar un balneario de 200 años de antigüedad construido por la familia Omorovicza en el siglo XIX. El baño Rácz Furdo se encuentra en la orilla opuesta del río Danubio a la tienda de la marca en la avenida Andrássy, pero ambos comparten un aspecto y un ambiente similares.

Muchas de las características originales del spa se han reproducido cuidadosamente y entretejido en el tejido de la nueva tienda, y una parte fundamental de nuestro papel fue garantizar que los materiales utilizados se mantuvieran fieles a la visión de Omorovicza para el espacio.

Cada detalle de la tienda ha sido hecho a mano o recuperado por artesanos en homenaje al baño Rácz. Los materiales se obtuvieron localmente para dar a la tienda un aire orgánico, como las baldosas hexagonales de terracota del suelo y los herrajes de hierro fundido a medida utilizados para la iluminación, la balaustrada y los redondeles de las ventanas. La piedra caliza de la carpintería y el revestimiento de las paredes también procedía de un proveedor local.

Los elementos intrincados, como los grifos, se adquirieron en anticuarios y uno de nuestros principales retos en este proyecto fue garantizar que todo se ajustara al presupuesto sin comprometer el diseño.

La textura y el color de los azulejos azules utilizados en la escalera y en las duchas dan la ilusión de estar mirando el agua, y una de las partes más impresionantes de la tienda es el techo abovedado del vestíbulo y de la zona principal de venta.

La nueva sede de Omorovicza está a un paso de su tienda anterior, pero ofrece mucho más en cuanto a zonas de tratamiento y espacio para eventos. Al igual que los baños Rácz, la avenida Andrássy está declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y el edificio en el que se encuentra la tienda también está protegido. Por tanto, era importante conservar y mantener cuidadosamente los elementos originales, como la fachada existente, y asegurarse de que las obras se realizaban de acuerdo con la normativa local. Como el proyecto implicaba un cambio de uso, de un apartamento a un local comercial, también tuvimos que considerar plazos más largos para la obtención de permisos.

Como en cualquier proyecto, nos encontramos con algunos retos por el camino, entre ellos la pandemia, que paralizó los trabajos. Utilizar materiales naturales también tenía sus peculiaridades, como descubrimos al desenvolver las baldosas hexagonales de terracota del suelo. Al exponerlas a distintas temperaturas en el horno, las baldosas cambiaban de color, por lo que hubo que seleccionarlas cuidadosamente a mano para que encajaran con el resto de la tienda. Sin embargo, es esta atención al detalle lo que hace de éste un proyecto tan espectacular, y los resultados hablan por sí solos.

Ubicación

Sector

,

Experiencia

Contactos clave:

  • Wayne Taylor

    Wayne Taylor

    Director

  • Alan Cheyne

    Alan Cheyne

    Managing director, Reino Unido e Irlanda